Parábolas

No aplastar mi corazón

 

  

Cuando Montaigne fue elegido alcalde de la ciudad de Burdeos, les dijo a sus conciudadanos: “Quiero tomar los asuntos de Uds. en mis manos, pero no echarlos sobre mis pulmones ni aplastar con ellos mi corazón”