Parábolas

¿Me regalas una sonrisa?

 

  

Un día, un niño se adentró en la selva, y después de haber caminado mucho, vio una pobre cabaña. Creyendo que la cabaña no estaba habitada, se acercó con toda cautela y miró por las rendijas. Vio a un anciano con una larga barba blanca, echado sobre una cama.

–– “Pasa niño –le dijo–. ¡Ven, acércate! Te sentí llegar cuando estabas a un kilómetro de distancia. ¡Ven!”.

El niño entró, se acercó, y preguntó:

–– “¿Cómo es posible que tú me hayas sentido desde tan lejos?”.

–– “Ves, mi querido amigo –replicó el anciano–, cuando se llega a esta edad es tan grande el deseo de tener a alguien cerca, que es como si prestara su oído al nuestro, para así poder oírle desde lejos. Después de haber visto tantas cosas tengo la nostalgia de una sonrisa, ¿puedes regalarme una sonrisa tuya?”.