Parábolas

Los destruía con la amabilidad

 

  

En una ocasión, estando Lincoln reunido con un grupo de amigos, habló con amabilidad de sus enemigos los confederados, y, a pesar de estar aún en plena Guerra Civil, dio muestras de una gran caridad.

Una dama que estaba presente se escandalizó de tal manera que le dijo con toda franqueza: 
–– “¿Cómo puede usted expresarse tan bien de aquellos que con gusto le quitarían la vida? ¿No debería usted tratar de destruir a sus enemigos?”. 
–– “Mi estimada señora –fue la respuesta de Lincoln–, ¿acaso no los destruyo si usando la bondad los convierto en mis amigos?”.