Parábolas

Al mal tiempo, buena cara

 

  

En una de las visitas que Winston Churchill realizó a Estados Unidos se mostró en todo momento muy optimista y de buen humor.  Todos estaban sorprendidos de ello, pues la economía inglesa atravesaba un momento dramático.

Alguien le preguntó que por qué estaba tan alegre. Churchill comentó: “Cuando las cosas van mal hay que estar de mejor humor, ya que las desgracias huyen de quienes no les hacen caso”.