¿Hay algún crucifijo?

Autor:

 

 

Una joven deseaba entrar en una comunidad religiosa y, para probar su vocación, la superiora le 
pintaba con negros colores el rigor del claustro.
–– “Madre –le dijo la joven–, si es cierto todo eso, no tengo sino que haceros una pregunta: ¿hay 
aquí algún crucifijo?”.
–– “Sí, el crucifijo lo encontrarás en todas partes” –obtuvo por respuesta.
–– “Pues bien, espero que nada me será difícil teniendo a mi lado el crucifijo”.