Confiar en Dios

Autor:

 

 

Cuenta san Pedro Damiano que había un hombre que quiso realizar, junto a su mujer, una 
peregrinación a un santuario ubicado en la orilla de un lago.
Durante la travesía, en el bote, el peregrino perdió la moneda que le servía para el viaje. La mujer 
empezó a refunfuñar, pero el marido le decía que confiara en Dios.
Llegada la hora de comer, pidieron a la gente que les ofrecieran un pescado. 
Y un pescador obsequió a la mujer un lindo pescado para que lo cocinara y comieran. Y he aquí que, 
mientras la mujer alistaba el pescado, al abrirlo, encontró en el mismo, no solamente la moneda 
perdida por el marido, sino también una hermosa perla de gran valor.