He tocado el Cuerpo de Cristo

Autor:  

 

 

Una joven novicia llamó la puerta de la M. Teresa y, llena de gozo, le dijo:
“Madre, durante tres horas he estado tocando el Cuerpo de Cristo: Esta mañana trajeron a un hombre 
cubierto de llagas, que lo habían sacado de entre unos escombros. Nos llevó unas tres horas el poder 
atenderlo. Es por lo que digo que estuve en contacto con el cuerpo de Cristo durante este tiempo. 
¡Estoy segura: era Él!”.