Hacer de lo fácil difícil

Autor:  

 

 

El padre de una chiquilla genial convenció al célebre pianista y compositor ruso, Leopoldo Godowsky, para que escuchase a su niña. Tocó la niña unas piezas, y el padre, de lo más contento, se volvió sonriente al maestro: 
–– “¿Verdad que es un portento?”. 
–– “Posee una técnica sorprendente –concedió Godowsky–. Jamás oí a nadie tocar unas piezas tan sencillas con tamaña dificultad”.