Cómo comienzan las guerras

Autor:  

 

 

Un niño, al oír hablar de la guerra, preguntó a su papá cómo había comenzado. El papá, pacientemente, se sentó y empezó a explicarle:
–– “Imaginemos que México se enoja con Guatemala...”.
La mamá, que oía la plática, le interrumpió bruscamente:
–– “Pero México y Guatemala no están enojados”.
El papá: –– “Lo sé, pero es un caso hipotético”.
La mamá: –– “Pero así confundes al niño”.
El papá: –– “¡No mujer, no!”.
La mamá: –– “¡Sí hombre, sí!”.
El papá: ––“Te digo que no. Es insoportable el modo como tú…”.
El niño: –– “No te preocupes, papá. ¡Ya entendí cómo comienza una guerra!”.