La hermosura del amor

Autor: 

 

 

Cuentan que una madre, para salvar a su hijo, entró en un edificio en llamas. Logró salvarlo, pero a 
costa de perder la belleza de su rostro que las llamas abrazaron. Años adelante, el hijo (¡que 
crueldad!) dijo a su madre:
–– “Madre, ¿por qué eres tan fea?”.
–– “Hijo… nunca te lo había dicho, pero me lo preguntas... Yo era la mujer más guapa de nuestro 
pueblo, pero por salvarte sufrí en la cara terribles quemaduras”.
–– “Madre, ahora sí que eres guapa”.
Y es que no hay belleza comparable a la hermosura del amor casado con el sacrificio y el dolor.