Amor a la vida

Autor: 

 

 

Bertha Elizabeth Mullin quedó paralítica desde la cintura hasta los pies. A los quince años perdió 
la vista, y por eso aprendió a leer con el sistema Braille. Después perdió el oído. A los 19 años su 
parálisis avanzó y sólo podía mover el cuello y la cabeza. A pesar de todo, aprendió a oír a través 
de las vibraciones de su frente y siempre le acompañaba una gran paz y un gran amor a la vida.