Ir de prisa

Autor: 

 

 

El rabí de Berditchev vio a un hombre que marchaba de prisa por la calle, sin mirar a cerecha o izquierda. “ ¿Por qué te apuras tanto?”, le preguntó. “Voy tras de mi sustento”, replicó el hombre.
“¿Y cómo sabes”, continuó el rabí, “que tu sustento corre delante de ti, de modo que tienes que apurarte tras él? Tal vez esté detrás de ti y todo cuanto necesites para encontrarlo sea quedarte quieto. ¡Y en cambio así estas huyendo de él!” (Cuento jasídico)