El consejo llego tarde

Autor:  

 

 

Cuenta Esopo que se presentó un médico en casa de un enfermo que acababa de expirar, y al 
ver cómo le amortajaban, exclamó:
– Este hombre seguramente no habría muerto si hubiese usado lavativas y no hubiera bebido 
vino.
– Qué lástima, doctor, añadió intencionadamente uno de los circunstantes, que hayáis 
guardado para tan tarde este consejo, del que no puede ya aprovecharse.