Luz para el camino

Autor:  

 

 

La noche del 5 de abril de 1754 moría Catalina Thomas.
En el cuarto había tal oscuridad que alguien suplicó: Por favor, ¿quién trae una vela? La moribunda 
aclaró: “Traigan alguna luz para ustedes; para mí el sol está brillando como nunca”.