Parábola

Ora trabaja y no descanses

Autor: 

 

 

  

El día 30 de enero de 1948, fue asesinado Gandhi. Cuando cayó bajo las balas sus últimas palabras fueron: “¡Oh Dios! ¡Oh Dios!” En la mañana de aquel mismo día Gandhi oró con la plegaria de este antiguo himno gujarati: “Ya te sientas fatigado o no, ¡Oh hombre!, no descanses;  no ceses en tu lucha solitaria sigue a delante y no descanses. Caminarás por senderos confusos y enmarañados y sólo salvarás unas cuantas vidas tristes. ¡Oh hombre!, no pierdas la fe, no descanses. Tu propia vida se agotará y anulará, y habrá crecientes peligros en la jornada...¡Oh hombre!, no descanses; procura el descanso a los demás”. Esta es una de tantas oraciones que se han pronunciado en la historia.