Parábola

Las manos

Autor: 

  

                  

Pio IX había mandado levantar planos y hacer presupuestos para las reparaciones de la basílica de San Pedro. Cuando se presentó el arquitecto con ellos, llevó consigo a un niño.

Encantado el Papa con el trabajo, llevó al niño a su escritorio y abriendo un cajón lleno de monedas le dijo:

-         Toma un puñado y dalo a tu padre por su trabajo.

-         Santo Padre, respondió el niño, sacad vos mejor, pues tenéis la mano más grande.