Parábola

La cruz medida

Autor: 

  

             

    

“Señor”, le decía: “Yo sé que cargar una cruz es parte de la vida de un cristiano pero, la que yo tengo, es demasiado pesada. Si yo pudiera escoger la mía, estoy seguro que escogería una más aparente que la que llevo en la actualidad”.

            Finalmente, el hombre escogió una, la puso sobre sus hombros y dio unos cuantos pasos. “Señor”, le dijo, “esta es la cruz aparente para mí. Ves, no es muy pesada, tiene el tamaño apropiado, ha sido convenientemente preparada y no tiene nudos que me lastimen los hombros. Me gustaría tener esta cruz porque siento que es la más apropiada para mí”.

            El Señor sonrió y le respondió: “Me alegro que hayas encontrado una que te satisfaga plenamente, esa es la cruz que tú trajiste”.