Parábola

¿Dónde habita Dios?

 

 

  

Un día que recibía a unos huéspedes eruditos,  Rabí Mendel de Kozk les preguntó a quemarropa:

-¿Dónde habita Dios?

Ellos riéndose de él, contestaron:

-¿Qué te parece? ¿Su gloria no llena necesariamente el mundo?

El Rabí se dio a si mismo la respuesta:

-Dios está donde se le deja entrar