Parábola de los viejos verdes hipócritas

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


El Maestro buscó un lugar tranquilo para descansar y hacer oración al Padre. Había estado en el Templo enseñando a una gran muchedumbre.

Su descanso se vio interrumpido muy pronto. Los fariseos hipócritas le llevaron a una mujer cogida “in fraganti”  en un adulterio.

Siguiendo sus tradiciones muertas, querían liquidarla.

El Maestro, mirando fijamente a sus estúpidas caras, comenzó a escribir en el suelo. Se hacía el distraído.

De nuevo los viejos “ verdes”- que posiblemente habrían estado liados con ella o con otras- le dicen: tú, ¿ qué dices?

-    Los viejos verdes no esperaban la respuesta que les dio:

-    ¡Cobardes!. Si hay alguno entre vosotros que no haya hecho algo igual, que levante la mano.

-    Los pobres viejos verdes comenzaron a pensar y a soltar las piedras que tenían en  sus manos para matarla.

-    El Maestro levantó a la mujer. Habló con ella y la perdonó.

Hoy , como ayer, hay pecados de esta clase. Causan verdaderos escándalos entre quienes los cometen. Pero hay que guardar las apariencias. No perdonan a la mujer que les ponga los cuernos. ¡ Vaya gentuza! Que empiecen ellos por ser ejemplos y modelos.

 

-¿ Perdonas estas faltas o puede más tu orgullo de “ macho”?

 

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, te admiro por haber salido airoso de esa situación difícil. Y ves lo que cuesta perdonar los pecados de la infidelidad por parte de las mujeres. La sociedad, aunque ha avanzado mucho, es todavía muy masculina o machista. Hoy te  hemos comprendido en algo fundamental: el don de saber perdonar. 

PRECES:

-    Por la juventud: para que sepa perdonar incluso las debilidades del sexo, roguemos al Señor

-    Añade tus intenciones 

Señor, hoy con sentido de perdón, te decimos: Padrenuestro