Parábola de los ¡Hipócritas! ¡ Sepulcros blanqueados!

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


El  Maestro se encontró con la “chusma” en plena faena. Enseñaban a la gente lo que  ellos no cumplían. Le echó lo que hay echar y se fue  derecho a  ellos.

- Hipócritas, ¿ qué enseñáis a la gente sencilla?

¿ Creéis que pueden cumplir 613 mandamientos, sacados de vuestra manga? ¿Podéis tenerlos culpabilizados con vuestras reglas, leyes e impuestos?

Un fariseo chusmeta pero experto en leyes del Antiguo Testamento, le pregunta:

- Oye, ¿ quién eres tú para alterar a mi auditorio?

- ¡O te retractas de lo que has dicho, o te mandamos a la cárcel.

El Maestro lo fulminó con su mirada. Y a continuación le increpó así:  Tú y tus colegas visitáis las tumbas de los Profetas. Vais al Muro de las Lamentaciones. Lo hacéis para que os vean. No os sirve de nada. Sois lo mismo que las tumbas. Las adornáis por fuera. Dentro, sin embargo, todo es corrupción.

Al darse cuenta de que le miraban con rabia, continuó así:

¡Estúpidos! ¡Dejad de molestar a  los sencillos con mentiras y falsas interpretaciones de mi palabra!  Marchaos de aquí.¡ Vamos, fuera! Y se fueron avergonzados, mientras la gente empezó a seguir al Maestro.

 

-¿ Vale la hipocresía en lo religioso, moral y político?

 

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, no sabía que fueras tan valiente. No tuvimos nunca valor para enfrentarnos a esta gentuza. Están compinchados con el poder y nos tienen asustados. Hacía falta un tío como tú, para que les cantara las cuarenta en su cara. Tus seguidores tienen que ser de tu mismo estilo, vivan en el tiempo en que vivan. La política dirá siempre la verdad a medias. El poder corrompe.

PRECES

-    Por la juventud: para que demuestre su valentía en la defensa de la verdad y se deje de chulerías, roguemos al Señor

Por los fariseos del año 2.000: para que desaparezcan de la faz de la tierra, roguemos al Señor. Añade tus intenciones. Con espíritu valiente te digo: Padrenuestro