Parábola de los embarazados y embarazadas

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

      

¡ Qué titular más raro!, preguntan algunos alumnos  al oírlo.

Cierto. La primera parte es el titular propio de la prensa: busca la novedad y que impacte al lector o televidente.

Las palabras y la semilla que nos hace quedar embarazados y embarazadas es la misma que le dijo el ángel a la Virgen María hace 2.000  años: “Alégrate María, el Señor está contigo... Concebirás y darás a luz a un Hijo”.

-    Maestro, ¿ cómo compaginar estar embarazado en nosotros, que somos hombres?

-    Muy sencillo. La semilla del Evangelio es para todos: hombres y mujeres.

Yo, a partir de mi nacimiento, vivo en muchos corazones que se han quedado embarazados con  la novedad de mi vida de perdón y de justicia.

 Todo aquel que quiera vivir una vida semejante a la mía, ha de  vivir en estado. Debe estar continuamente así para darme a conocer, para vivirme en sus entrañas y para que no sea un desconocido. 

-¿ Está enamorado y embarazado de Dios? 

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Hoy, el Maestro, nos propone un gran verdad. Quienquiera vivir de su vida nueva ha de estar en continua gestación para darlo a conocer a todo el mundo. ¿Cómo nos vamos a quedar calladitos teniendo en nuestra vida tal riqueza divina? Seríamos unos estúpidos.

Y  el Maestro no quiere tontos en su reino sino gente avispada y lista – no en su inteligencia solamente, sino  principalmente en su corazón. 

PRECES 

-    Por la juventud: para que no sea duerma ante las maravillas  que Dios le presente, roguemos al Señor

-    Añade tus intenciones

 

Señor, por la alegría de vivirte y darte a luz,  te decimos: Padrenuestro