Parábola de los adornos de las mujeres

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Maestro, te comunico que este día no ha sido fácil. En la predicación de tu reino he hablado del mundo de la mujer. Sé que hay muchos lugares en los que tú hablas de ellas. Yo, sin embargo, en mi gran limitación, he acudido a Pedro, cuando habla de los matrimonios. Sus palabras me han servido para transmitir tu mensaje.
- A ver, ¿ qué has dicho?
- En primer lugar, que hay hombres que no creen tu mensaje por culpa- dicen ellos- de las mujeres.
- Entonces les he dicho a las mujeres:
- Lo tenéis fácil. Tenéis que ganarlos por vuestro proceder casto y respetuoso.
- Dejaos de tantos adornos externos: cabellos trenzados, joyas de oro, trajes elegantes.
- ¿Y cómo lucimos nuestro tipo?
- En lo íntimo u oculto: en la modestia y serenidad de un ánimo incorruptible. Eso es lo que estima grandemente Dios.
- Y los hombres, ¿ qué?
- Los hombres deben estimaros como coherederas de la gracia de la vida.
- Y, Maestro, en segundo lugar, la reunión de matrimonios cristianos nos ha pedido que frecuentemos estas reuniones de parejas a solas o con los hijos.
¿ Te adornas ricamente o con la simplicidad de tu modestia?
ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre celestial, sentimos pena de que nuestras hijas , las mujeres, sigan sufriendo la vejación y la desconsideración por parte de muchos hombres que no han llegado a entender el mensaje de nuestro reino: la igualdad de hombre y mujer. Antes había una esclavitud enorme. Era material. Hoy, sin embargo, viven una nueva esclavitud: la de ser consideradas como objetos de consumo sexual. Hagamos que sepan reaccionar y que ellas , por su parte, vivan afincadas en los valores de Evangelio y no en las tontadas de sus muchos adornos costosos.
PRECES
- Por la juventud: para que vea en la chica una persona como su madre, roguemos al Señor
Señor, contentos por el respeto a la mujer, te decimos: Padrenuestro