Parábola de los achaques

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB



Maestro, tengo a mi cargo, juntamente con un equipo de creyentes, la misión de visitar hospitales, y, dentro de ellos, la sección de geriatría o de ancianos. Todos tienen sus enfermedades psicológicas o físicas. Unos están tristes porque sus hijos no les ven , y otros porque no se valen ya por sí mismos. Este equipo estupendo me pide, a veces, unas palabras adecuadas para escribirlas al pie de sus camas o para ponerlas en la mesilla de noche. Esta es la gran parábola de parte de la sociedad actual: Los fuertes con los fuertes y los achacosos que les parta un rayo.
- Maestro, ¿ qué palabras podemos escribir para dejarlas encima de sus mesitas de noche o para las escasas visitan que tienen?
- No os voy a inventar nada nuevo
- ¿Sabéis unas que son muy apropiadas?
- Las de Pablo a los Romanos:" Nosotros, los robustos, debemos cargar con los achaques de los endebles y no buscar lo que nos agrada. Procuremos cada uno dar satisfacción al prójimo en lo bueno, mirando a lo constructivo. Tampoco Cristo buscó su propia satisfacción"...
- Con esto será suficiente para que la gente insensible piense en los achaques de los otros.

¿Piensas en los débiles o los abandonas?

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, ya ves que la iniciativa del equipo misionero que trabaja conmigo ha sido una buena idea. De hecho, cuando la gente va a verlos, leen la frase y les hace pensar. Los médicos y las enfermeras, además, recuerdan su sagrada misión de ayudar al enfermo. Gracias, Maestro, por la inspiración de esta idea.

PRECES
- Por la juventud : para que emplee su fortaleza en ayudar al débil , roguemos al Señor
- Añade tus intenciones
Señor, con tu ayuda amaremos más a los achacosos que a los fuertes. Por eso te decimos: Padrenuestro