Parábola del mutuo aguante

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Maestro, una de las constantes que más observamos en la sociedad actual es el poco aguante que se tiene la gente. No se aguanta nada. Están estresados por el trabajo y las relaciones un tanto alteradas.
-¿Qué les decimos?
- No hay nada nuevo bajo el sol.
- Puede que mejoren la comunicaciones técnicas, pero las humanas siguen igual que antes o peor. Me refiero a niveles de comunicación profunda.
- ¿Por qué no les recordáis mis palabras escritas por Pablo hace 2.000 años?
- ¿Qué dicen?
- Soportaos unos a otros con amor, esforzándoos por mantener la unidad del espíritu con el vínculo de la paz.
- ¿Sabéis lo que les ocurre a esta nueva civilización?
- No cultiva la paz interior. Andan acelerados en todos los sentidos. No hacen stop en su vida para reconducirse y vivir la paz anhelada en el hogar, en el trabajo y en las relaciones entre sí. Es la cultura de la prisa. Sin silencio es difícil que actúe el Espíritu.

¿ Vives en paz contigo y con los otros?

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, perdona nuestra plegarias diarias por la gente que nos rodea. Sé que tienes paciencia infinita con tus discípulos. Nos cuesta evangelizar. La gente no tiempo para nada. Se van a sus chalets los fines de semana. No te ven. No podemos verlos en las Eucaristías. Van a lo loco. ¿ Por qué será que tienen tiempo para lo que les gusta y nunca o raramente para las cosas espirituales?

PRECES

- Por la juventud: para que busque tiempo para toda su persona, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones

Señor, alegre por dedicarnos a tu servicio, te decimos: Padrenuestro