Parábola del llamamiento

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Maestro, me encuentro en la misión de dar a conocer y vivir tu reino, con gente inconstante o con los que piensan que basta saber de memoria tu Evangelio. Tanta repetición, dicen, les sabe a comerles el coco. Les digo que tu mundo es poliédrico: tiene tantas caras que por más años que se viva, no logra uno abarcarlas todas. A esta gente que se desanima tan pronto, Señor:

- ¿Qué puedo decirles?
- Recuérdale la parábola de la semilla de mostaza. Mientras no se conviertan en gigantes de la santidad, diles que no me conocen todavía.
- O diles lo de Pedro: " Poned cada vez más ahínco en ir ratificando vuestro llamamiento y elección. Si lo hacéis así, no fallaréis nunca; y os abrirán de par en par las puertas del reino de nuestro Señor Jesucristo".
- Amigos, mi reino no admite a vagos o a gente que dice que se sabe el Evangelio. Quiere a practicantes del amor y de la justicia y de la paz y del amor. ¿ Quién está lleno de esos valores? No os engañéis.

¿Crees que lo sabes y lo vives todo?



ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre celestial, ante la inconstancia de algunos de nuestro flojillos discípulos, no dejemos de orar por ellos para que mantengan hasta el último momento la gracia y el don de nuestra llamada a formar parte de nuestro reino y de vivir la Buena Noticia a fondo.



PRECES

- Por la juventud: para que se identifique día a día con su llamada, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones
Señor, alegres por nuestro trabajo, aunque seamos inconstantes, te decimos: Padrenuestro