Parábola del juramento

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB



Maestro, tu reino es muy diverso y variado en gente, psicologías, temperamentos, lenguas, caras, colores, razas...
Hoy, sin esperarlo, hemos estado en un sitio en el cual se hacen muchos juramentos. Nos hemos sentido incómodos. Pero, hoy, como un desahogo - dicen- pronuncian palabrotas y juramentos con alguna frecuencia entre gente que necesita que tu reino les llegue pronto.
- ¿ Qué nos puedes decir de los juramentos?
- " Ante todo, hermanos, no juréis: ni por el cielo ni por la tierra ni de otro modo".
- ¿Cómo evitarlo?
- Mirad: Si uno sufre, que rece.
- Si uno de vosotros está contento , que cante.
- Si a uno le viene a la boca una palabrota o un juramento, que lo piense antes de decirlo.
- Así demostrará que sabe dominar su lengua y que vive unido al valor de mi reino.
- ¿Entendéis ya?
- Pues, vamos,¡ a vivir sin hacer juramentos!

¿ Juras a menudo?


ORACIÓN DE DISCIPULO: Maestro, poco a poco y con mucha paciencia y corrección fraterna, estamos logrando desterrar de nuestro entorno los juramentos hechos en tu nombre. Somos conscientes de que somos instrumentos en tus manos divinas. Haz que nunca nos desalentemos cuando escuchemos pronunciar tu nombre en vano. Gracias. Sigue enviándonos tu ayuda constante. ¿Tanto os cuesta hablar bien?


PRECES

- Por la juventud: para que en esta nueva ola de palabrotas se mantenga limpia en su lenguaje, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones

Señor, te bendecimos y te alabamos cuando escuchamos un juramento. Por eso te decimos ahora : Padrenuestro