Parábola del ignorante y el valiente Pedro

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


La curación del disminuido físico le acarreó  problemas a Pedro y Juan.

Pedro, el que se confesaba ignorante, se lució  con una sabiduría impresionante ante los israelitas.

            -    ¿ Estáis escandalizados porque hemos curado al paralítico?

-    Seguís tan estúpidos como cuando estaba el Maestro entre nosotros.

-    ¿ No sabéis que ha sido la fuerza de su fe la que le ha devuelto la salud?

-    Yo solamente he obrado en nombre de Jesús. Sí, de ése a quien vosotros habéis colgado de la cruz.

-     Mirad, no os deis de enteraillos. El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres  ha glorificado a su Hijo Jesús. Ahora os duele haberlo crucificado.

-     Pero os digo más: Lo hicisteis por ignorancia.

-    ¿Qué nos puede pasar ahora?

-    El Señor os pide que os arrepintáis y creáis en el que ha muerto y resucitado por los pecados de todos.

-    ¿También de nuestro orgullo y leguyelismo?

-    También. Es el  Dios del perdón y no de venganza.

-    Muchos  seguían tercos. Y Pedro volvió a repetirles: Todo lo del paralítico se ha hecho en nombre de Jesús. Ningún otro puede proporcionar la salvación. Y todos, incluso los fariseos de buena intención, quedaron convencidos por la palabras de Pedro el ignorante y el  valiente.

¿ Qué testimonio das de Jesús?

ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre celestial, nuestro amigo y poco inteligente Pedro ha dejado a todos gratamente sorprendidos. NO tiene facilidad de palabra pero su corazón es un volcán comunicativo. Se ha encontrado con la misma chusma que me encontré yo, y ha reaccionado lo mismo que yo pudiera haberlo hecho. Dale fuerzas, Padre, para que aguante todo lo posible.

PRECES

-    Por la juventud: para que haga milagros en nombre del Señor, roguemos al Señor

Señor, con la confianza en ti, te decimos: Padrenuestro