Parábola del frío y caliente

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB



Maestro, no sé cuántas veces, hay gente que me pregunta sobre esta frase tuya en el Apocalipsis. Creo que , haciendo de ella una lectura cordial y no intelectual o hermenéutica, es relativamente fácil de entender.

- Señor, ¿qué quieres indicar, en concreto con esta frase?
- ¿No te lo imaginas, discípulo amado?
- Es una parábola. Mira, en mi reino nuevo y en la noticia de la novedad de vida que he traído al mundo, quiero a gente clarificada.
- Hay en la vida personas que siguen a partidos políticos con su carné de pertenencia y su paga.
- En mi reino no hacen falta sindicatos para defender al obrero, ni partidos políticos.
- En mi mundo anhelo y deseo que la gente que, libremente acceda al Evangelio, declare sí o no.
- Me revienta la gente que no dice sí ni dice no. ¿Quiénes son y qué buscan?
- Hay que declararse frío o caliente. Lo tibio no me sirve.¿ Está claro?


¿Eres claro en tu planteamiento de seguir a Dios?

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, hoy me has quitado un peso de encima. Hay gente que se comporta tibia. Unas veces dice sí a una acción apostólica, otras no. Y casi siempre no hacen nada de lo que dicen. No puede uno confiar en ellos para nada. Son un lastre para la predicación y el Evangelio. Me ponen nervioso porque, aunque les dices las cosas claras, te dicen a todo que sí y después van a su " bola".

PRECES

- Por la juventud: para que no vaya a su "bola" sino al plan de Dios, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones

Señor, nos gustaría ir a nuestro aire. No lo queremos. Por eso te decimos ilusionados: Padrenuestro