Parábola del desterrado en la isla

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB



Maestro, hoy nos hemos enterado por nuestros medios de comunicación, de que hay misioneros desterrados en algún lugar de este planeta por anunciar tu reino. Les ha picado a los gobernantes. Lo mismo que te ocurrió a ti. No hay nada nuevo bajo el sol.

- Dinos,¿ qué hacemos por él?
- En primer lugar, orad mucho para que los corazones de los gobernantes se conviertan.
- En segundo lugar, escribidle cartas de aliento firmadas por los cristianos animándoles a que estén dispuestos a sufrir el destierro y la muerte por mi nombre.
- En tercer lugar, la parábola de que será perseguido aquel que siga un ideal de vida distinto del normal, lo podéis leer en mi apóstol Juan, desterrado en su ancianidad a la solitaria isla de Patmos.
- Pero fue valiente escribiendo de mi y de mi palabra. Aquí está conmigo en el cielo.¡ Animo! No cansaros de luchar por mi causa.


¿Luchas por Dios y su causa?

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, nos hemos enterado de que van a ser ejecutados esos misioneros. Estamos orando por ellos sin cesar. Dales fuerza y valentía para que sigan anunciando tu mensaje en medio del dolor y de la pena hasta que la metralleta del odio derrumbe sus cuerpos por el suelo, no así sus espíritus.

PRECES

- Por la juventud: para que predique con su vida el amor de Dios y no tenga miedo, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones


Señor, preocupados por la suerte de nuestros hermanos encarcelados y desterrados, te decimos: Padrenuestro