Parábola del crecimiento en Dios

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Maestro, hay días en los que nos toca pasarlo regular. No somos ángeles. Nos ponemos enfermos y vamos perdiendo las fuerzas. Sin embargo, incluso en estos instantes, no sabemos de dónde sacamos fuerzas. De ti, claro está. Hoy hemos hablado del crecimiento en tu sabiduría e inteligencia espiritual a la que estamos todos llamados.
-¿ Qué ha ocurrido?
- Diría que lo de siempre, aunque no hay nunca rutina para un creyente creativo.
- En general, hay gente que crece en tu sabiduría e inteligencia. Le hemos dicho que sabiduría no es cosa del tarro. Es más bien, cosa de saborear tus cosas.
- ¿Sabéis lo que ocurre cuando se saborea a Dios?
- Que se tiene experiencia de él. La mayoría no tiene experiencia porque no se detiene a escucharle día a día.
- También sucede que crecemos en buenas obras y éstas nos aportan un grado de alegría indescriptible.
- Casi sin darnos cuenta, vamos dejando el mal aparcado y ,por el contrario, nuestra vida corre vehiculada por el combustible de tu Espíritu.
- Veis: quien vive conmigo nunca está atribulado.
¿Creces en Dios?
ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, a veces actuamos- sin darnos cuenta- con prejuicios. ¿Sabes lo que te digo? Hay un montón de gente buena en tu reino.
¿Qué ocurre? Que no se dan a conocer. Pero cuando se entra en intimidad con ellos o ellas, se queda uno admirado del grado de santidad que tienen. Nos dan lecciones hasta tus propios discípulos. Para nosotros son una gozada y un aliento para seguir creciendo en tu conocimiento experimental de tu persona.
¿ Por qué haremos tantas prácticas de piedad y no llegamos a vivirte en intimidad?
PRECES
- Por la juventud: para que adquiera un conocimiento y un crecimiento mayores en Cristo, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones.
Agradecidos por haber crecido en ti, te decimos : Padrenuestro