Parábola del comunismo cristiano

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB


Una de las maravillas que van constatando los discípulos es  la toma de conciencia de que los seguidores viven en comunidad.

            -     ¿ Cómo se notaba esta realidad?

-    Se notaba  en que todo lo poseían en común; vendían bienes y posesiones y las repartían según las necesidades de cada uno.

-    Como podéis imaginaros, este comunismo sigue vivo en el mundo cristiano. El inventado por los hombres en 1917 ya ha muerto.

-    ¿En qué más se observaba este comunismo cristiano?

-    En que cada día acudían al Templo a orar. Sin la fuerza de la oración es imposible que este mundo nuevo siga adelante.

-    ¿Hay más notas típicas de este comunismo nuevo?

-    Sí. En las casas celebraban la Eucaristía con alegría y sencillez. Tened en cuenta que entonces no había templos. Recuerdan que Jesús les dijo: Quien come  mi pan y bebe mi sangre vivirá eternamente. Sin la Eucaristía no se puede tirar “palante” como creyente.

-    Y por último, todo el mundo los estimaba.

¿Eres comunista cristiano? 

ORACIÓN DEL MAESTRO:  Padre celestial, ya ves que nuestra obra sigue adelante a pesar de las dificultades que van encontrando nuestros seguidores. Están siendo ahora el espejo del mundo por la puesta en práctica del verdadero comunismo cristiano. ¡Bendigámoslos! 

PRECES:

-         Por la juventud: para que forme grupos de verdadero comunismo  cristiano, roguemos al Señor

-         Añade tus intenciones

 

Señor, hoy hemos constatado que somos comunistas tuyos. Por eso te decimos con fe: Padrenuestro