Parábola de la luz y de la sal

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

El Maestro estaba alucinado con sus discípulos ante una puesta de sol radiante por el bello horizonte. Lo vieron tan feliz que le hicieron esta pregunta:

- Maestro,¿ por qué te gusta tanto el sol?

- Buena pregunta, sí señor.

- La luz es la insignia de mi reino. Todo  ser humano que quiera vivir conmigo, debe resplandecer por su luminosidad. No quiero gente apagada y cumplidora como los fariseos. El creyente huye de las tinieblas.

Otro discípulo le formuló esta pregunta, mientras caía el sol: ¿ qué son las tinieblas? Se lo pregunto porque su lenguaje es muy metafórico.

-         Tienes razón. La tiniebla en mi reino significa el mal. Quien lo comete busca la oscuridad. Pero el Maestro lo ve en cualquier sitio. Son estúpidos. Huyen de la sombra natural y, sin embargo, no dejan la sombra de sus pecados y maldades.¡ Necios!

Maestro, preguntó un segundo discípulo :¿qué es eso de que seamos sal?

-¿No lo sabes?- Bueno, sé que da gusto a las comidas. Pero en tu reino, ¿qué sentido tiene?

- Mira, discípulo. Pon  atención: Uno que me siga, debe saborear  la nueva vida que traigo al mundo. Quiero  gente salerosa, no aburrida ni quejica. El cristiano es el buen sabor de su Maestro.

Lo que dices es difícil. ¿Lo crees así?, repuso el Maestro. No te apures. Te basta mi enseñanza vital.

 

-¿ Eres una persona de luz y de sal?

ORACIÓN DEL MAESTRO: No busco entre mis seguidores a gente del montón. Los pasotas, los engreídos, los soberbios, los oscuros, los falsos, los antipáticos dañinos, los mentirosos...no sirven para mi reino. Quiero gente que se moje en la luz de la buena acción y el sabor de trabajar por mi misión.

PRECES

- Por la juventud: para que se comprometa en el reino exigente de Jesús, roguemos al Señor

- Por mis fieles seguidores: para que estén siempre de mi parte, roguemos al Señor

- Añade tus intenciones

Señor, quiero ser luz y sal. Por eso te digo: Padrenuestro