Parábola de la luz escondida

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

El  Maestro no perdía ocasión para enseñar a sus discípulos. Lo hacía mediante  comparaciones y parábolas. Era una forma clara para que comprendieran lo que les quería decir.

A ver, les dijo el Maestro:

-    ¿Encendéis vosotros en casa el candil o la vela  o la bombilla para ponerla debajo de la cama, o  en el candelero para que ilumine la casa?

-     Todos dijeron: En el candelero, Maestro.

Porque así, en plena luz, se puede ver lo que se come o lo que se hace.

-¿ Qué nos quieres enseñar con esto?

-    Mirad, hay perdonas que hacen de su vida una plena oscuridad. Obran el mal y no quieren que nadie los vea. Desean aparecer como santones y cumplidores ante los ojos de los demás. Son unos fariseos tontos.

     Mi Padre y yo y mi Espíritu vemos en la oscuridad.

-    Me gusta la gente clara y decidida en el mundo de la luz. He venido a traer luz. Y quiero que brille en todos. Los que actúan  con luz no se esconden de nadie, porque saben que sus acciones son dignas.¡ Cuánta gente hay hoy que ha convertido la noche en tiempo de fechorías, robos, violaciones y otras cosas por el estilo!

-¿ Cómo actúas: en la luz o en la oscuridad?

 

ORACIÓN DEL MAESTRO:  Padre, he venido a traer la luz al mundo. Y ya ves. Hay gente que  prefiere la tiniebla  y la oscuridad  porque siguen  haciendo daño sin que nadie les vea, según ellos. No saben que todo saldrá a  la luz. Ese día quedarán avergonzados. Paciencia, poco a poco habrá seguidores que capten la belleza de la luz y de la transparencia y elegancia de una conciencia limpia de toda maldad.

PRECES

-   Por la juventud: para que sean personas de luz, roguemos al Señor

-   Añade tus intenciones

 

Señor, con la alegría de aceptar tu luz, te digo: Padrenuestro.