Parábola de la imitación

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

Maestro, uno de los problemas más acuciantes en la vida de hoy es la rapidez con que se transmite el mal. Corre más veloz que lo bueno. Es una cuestión que nos preocupa a tus discípulos. A veces nos vemos desconcertados.
-¿ Qué hacer, Señor?
- Amigos discípulos. Decidle a la gente que 
no imite lo malo, sino lo bueno.
- ¿Sabéis cómo distinguirlo?
- Quien hace el bien procede de Dios y quien hace el mal no ha visto a Dios.
- ¿Por qué, entonces, tienen más aprecio algunos a lo malo que a lo bueno?
- ¿No lo has oído?
- Te lo repito: hay gente que no cree en mi y, por tanto pasa de mi verdadera doctrina.
- Animad a que todos hagan el bien para que vean a su Padre que está en cielo.
- ¿Cómo es que no dan el paso hacia ti?
- Porque les he dado una libertad y la emplean para cosas tenebrosas.¡ Allá ellos! Los espero en el día del juicio.

¿ Imitas a los buenos o a los malos?


ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre celestial, nuestros discípulos siguen aferrados a que todos se conviertan a nuestro reino. Le vemos su buena voluntad. Es de admirar cómo luchan. Pero tenemos que decirles que tengan más calma. Deben saber que, junto a ellos, hay un enemigo, el Maligno, que va haciendo de la suyas con sus secuaces. Bendigámosles.

PRECES

- Por la juventud: para que imite siempre lo bueno, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones

Señor, porque te seguimos a pesar de nuestros enemigos, te decimos: Padrenuestro