Parábola de la higuera seca

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

            Los discípulos y el Maestro se alimentaban de lo que veían en el campo. Ese día sintieron mucha hambre. No tenían nada que comer. El Maestro estaba preocupado. De pronto vieron una higuera muy frondosa en apariencia. Se acercaron  a ella.¡ Qué decepción! Era bravía. Daba frutos pero eran incomestibles.

- El Maestro se quedó mirándola y  dijo:¡ Nunca más darás frutos!

-Mirad: ocurre igual con muchos hombres de esta sociedad. Tienen buen aspecto por fuera. Pero por dentro están secos. Llevan una vida de pura apariencia. Engañan a la gente superficial por sus atuendos externos y su buena labia. Hay mucha desesperación en este mundo rico y tecnificado.

La gente, sin embargo, se encuentra peor que nunca. Los avances sirven para las comodidades. Pero éstas están sustituyendo a la alegría que da mi reino de austeridad y de alegría interior.

La misma riqueza y  ostentación  de que hacen gala está consumiendo sus espíritus. Son personas que deambulan por la vida hartas de todo, excepto de valores religiosos.

Mi reino exige fe. Y ellos prefieren la economía monetaria a la riqueza del alma.¡ Así les va!

-  Maestro, dijo un discípulo, tú eres muy exigente y duro.

-  Es verdad. Pero para quien tenga fe todo será fácil.

 

-¿ Qué piensas de la gente pobre en lo afectivo, moral y religioso?

 

ORACIÓN DEL MAESTRO:  Padre celestial. Llevo ya tiempo luchando por meter en el corazón de la gente nuestro ideal de una vida nueva. Y ya ves. Les gusta más la apariencia que  la felicidad que nosotros les damos. En mis encuentros con la gente, en cualquier sitio,- salvo nuestros seguidores – están secos. Como la higuera. O bien, aparentan y anhelan lo que pide este mundo terrenal. Hijo, le dice el Padre, no te desalientes. Tendremos éxito con el tiempo.

PRECES

-    Por la juventud: para que viva la plenitud de la vida en todos los sentidos, roguemos al Señor

-     Por tus intenciones, roguemos al Señor

Señor, con la fe en tu reino, te digo: Padrenuestro