Parábola de la gente apolillada

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

Maestro, hemos estado este fin de semana haciendo oración y reflexionando sobre nuestra condición de creyentes. Henos abordado el ambiente que nos rodea. Tenemos en nuestras parroquias a gente muy rica. Los bancos les producen grandes cantidades de dinero. Atesoran riquezas por todas partes.
Y, sin embargo, en nuestra propia parroquia - a la que asisten a misa para ser vistos - hay muchas necesidades.
- ¿ Qué nos dices a este respecto?
- 1) Su riqueza está podrida porque no se comparte con nadie.
- 2) Sus inmensos y variados ropajes están apolillados de no usarlos y no entregarlos a Cáritas
- 3 ) Lo que acumulan por no pagar bien a los obreros clama al cielo.
- 4 ) Se resisten a todo el mundo. Oprimen a todo el que se pone por delante. 
- 5) Cuando les llegue el día de su muerte,¿ qué me van a decir cuando les pregunte qué hicisteis con vuestros hermanos los pobres?
- Son tan necios que creen que van a tener bancos en el cielo. Aquí el único banco productivo es el amor derramado mientras se vivía en la tierra.

¿ Atesoras mucha pasta?

ORACIÓN DEL DISCÍPULO: Maestro, gracias por la respuesta que nos has dado al problema que nos hemos planteado. Ya estaba revelado por ti. Pero, a veces, por nuestras prisas en tu reino, no tenemos la tranquilidad para meditarlo y tenerlo al día.
Sigue enviando desde el cielo tu coraje a tus discípulos para que no decaigan en su trabajo apostólico.

PRECES

- Por la juventud: para que atesoren riquezas válidas para el cielo, roguemos al Señor
- Añade tus intenciones


Señor, alegres porque lo que tenemos lo damos, te decimos: Padrenuestro