Parábola

Dejar que la vida fluya

Autor: 

 

 

Un amigo de  F. García Lorca, paseando un día con el poeta, advirtió que no corría el agua por un regato, en el que nunca había dejado de fluir, y se preguntó: - ¿Qué le habrá pasado al agua para que deje de correr?

 –‘El agua duerme una hora’-respondió el poeta-.