Parábola de estar sin estar

Autor: Padre Felipe Santos Campaña SDB

 

 

El Maestro hablaba al Padre con toda confianza. Veía a sus discípulos trabajando por su reino en cada rincón del mundo.

Oraba sincera y elegantemente por ellos.

            ¿ Qué es lo que pedía en su oración?

-       No que se alejaran del mundo, sino que vivieran en el mundo sin hacer las cosas indignas y pecaminosas que hacen las gentes del mundo.

-       ¿Los dejó entonces inmunizados contra las cosas atrayentes de este mundo?

-       No, ni hablar. Sería poco menos que quitarles la libertad. Y ese don nos pertenece a los seres humanos desde la creación. Y Dios no se retracta de lo que ha hecho porque todo lo hace bien.

-         ¿No os parece difícil esta situación?

-       Por supuesto. Pero donde abunda el pecado  o el mal, también abunda la fuerza y los dones de Dios. Ahí los tenéis. En cualquier lugar del planeta anunciando el reino y la novedad que he traído. No hay quien pueda con ellos. Mueren hasta que renunciar de la fe que tienen en el Maestro. Están en el mundo sin estar participando del mal que existe en él.

-¿ Haces las obras de Dios o las del mundo? 

ORACIÓN DEL MAESTRO: Padre celestial, no los hemos dejado abandonados a su suerte. Estamos viviendo en la intimidad de sus corazones y en el resplandor de su conciencia. Oremos cada día para que sean fuertes en la defensa del reino nuevo que choca frontalmente con los reinos de la tierra. 

PRECES

-       Por la juventud: para  que hagan buenas obras aún estando en medio del mal, roguemos al Señor

-        Añade tus intenciones 

Señor, por la alegría de sabernos en tu presencia y tú en nuestros corazones, te decimos: Padrenuestro